Aseguran que la Agricultura Familiar produce casi el 80% de los alimentos del mundo

9 junio, 2017

Así lo indica un informe de la FAO a escala mundial. En nuestro país, el INTA AMBA trabaja con los productores familiares en el área urbana y periurbana quienes aportan hasta el 25%.

hortalizas-huerta-960-426-960-23239

La agricultura urbana y periurbana aporta hasta el 25 por ciento del 80 por ciento de los alimentos que produce la agricultura familiar a escala mundial, por esto es reconocida por gobiernos y organismos internacionales.

En este marco el INTA AMBA, entre otros temas, coordina acciones que hacen al manejo productivo, al fortalecimiento de las organizaciones, como así también alternativas de comercialización asociativa; además impulsa la adaptación y la experimentación de tecnologías para la transición agroecológica para producciones familiares buscando rescatar y revalorizar los saberes locales.

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), nueve de  cada diez de las 570 millones de explotaciones agrícolas en el mundo están gestionadas por familias quienes produces alrededor del 80 por ciento de los alimentos del mundo. En el Área Metropolitana de Buenos Aires, el INTA AMBA trabaja ahondando esta mirada con técnicos en las zonas urbanas y periurbanas.

La Agricultura Urbana y Periurbana es practicada desde hace muchos años, tanto en ciudades de países industrializados (Tokio, New York, Berlín, Shangai) como de países en vías de desarrollo (Cuba, México, Buenos Aires, Bogotá). En China esta actividad es ancestral ya que muchas ciudades se autoabastecen de alimentos de esta manera: en Shangai el 60 por ciento de los vegetales, 100 por ciento de la leche y 50 por ciento de la carne de cerdo que se consumen son producidos en el área urbana y periurbana, ejemplifica el documento del INTA Agricultura Urbana y Periurbana en el Área Metropolitana de Buenos Aires.

Gustavo Tito, director del INTA AMBA, explica que “la población se radicará cada vez más en la ciudad y el acceso de los alimentos dependerá, entre otros factores no menos importantes, de la logística y costos de distribución y de la cercanía de los canales de comercialización con los centros de consumo. Los territorios periurbanos están llamados a aprovechar esta oportunidad jugando un rol preponderante”. En la Argentina los agricultores familiares representan el 65 por ciento del total de los productores agropecuarios y en territorio bonaerense llegan a generar el 54 por ciento del empleo.

“La agricultura familiar es responsable de una gran parte de los productos sanos y frescos que integran nuestra vida cotidiana”, detalla un documento del Ministerio de Agroindustria de la Nación. Allí puntualiza que son quienes producen en la Argentina el 83 por ciento del ganado caprino, el 70 por ciento de la yerba mate, el 62 por ciento del tabaco, el 61 por ciento de pollos parrilleros y aromáticas, el 60 por ciento de los porcinos y el 59 por ciento de las hortalizas entre otros porcentajes.

Con 13,7 millones de habitantes, 1,8 millón de hectáreas y el 40 por ciento del PBI, el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) es una de las regiones más numerosas y populosas de la Argentina. Y en las áreas periurbanas de todo el país se producen 1,3 millones de alimentos frescos.

“En La Plata ya hay más de 7 mil hectáreas de invernáculos cubiertas. Un cinturón hortícola periurbano que ha crecido mucho en el último tiempo y que debemos cuidar porque significa empleo para las familias muy cerca de las grandes ciudades”, ejemplificó Tito.

La característica principal que distingue a la agricultura urbana de la agricultura rural es el grado de integración de la producción en el medio urbano, en términos de acceso a insumos y tecnología, y a la circulación de productos y energía. Este tipo de actividad económica puede contribuir al desarrollo sustentable de las ciudades.

Volver al listado de noticias

Rosario

Marcos Juarez

Armstrong

Youtube

Oops, something went wrong.

Dejá tu mensaje

imagen

BCR

MERCADO DE CHICAGO

MERCADO DE LINIERS